Entrevista a Francisco García Olmedo

1.- Después de toda una vida dedicada a la ciencia ¿qué similitudes y diferencias destacaría entre el científico de sus inicios del actual?

Los grupos de investigación experimental actuales son de mucho mayor tamaño de lo que lo eran cuando yo empecé y abarcan un abanico mucho más amplio de disciplinas que convergen en un objetivo dado. En consecuencia se requiere del científico mayores dotes de gestión y mayor versatilidad intelectual.

2.- Al ocupar en 1970 la cátedra en la ETSI de Agrónomos, creó en pocos años un grupo de investigadores y docentes que con dedicación completa a la Escuela trasladó al sistema español la forma de trabajo que se practicaba en las universidades reconocidas entonces internacionalmente. ¿Cómo describiría el actual panorama de la investigación en las universidades?

En el curso de mi vida profesional, la investigación universitaria española ha pasado de estar muy por debajo del lugar que le debía corresponder a estar casi a la altura que el país requiere.

3.- ¿Recibe la investigación científica en España el apoyo que necesita?

En comparación con tiempos pasados, la investigación recibe un apoyo sustancial. Lo que se echa de menos es una política científica estable a medio plazo y una apuesta no retórica por la innovación.


ENTREVISTA A LORENZO MARTÍN-RETORTILLO

1. Acaba de terminar el curso “Cuestiones candentes sobre la libertad de prensa”, organizado por el Colegio Libre de Eméritos. ¿Cuáles son en la actualidad las cuestiones más preocupantes sobre la libertad de prensa? ¿Cree que ésta está amenazada? En el caso de que así lo considere, ¿cuáles serían esos agentes amenazadores?

Para mí ha sido muy grato reflexionar en público en este ciclo de cuatro lecciones acerca de las cuestiones candentes de la libertad de prensa. Históricamente, en la muy larga evolución de la humanidad, ha habido todo tipo de limitaciones a la libertad de expresión. Piénsese en censuras, anatemas, prohibiciones, índice de libros prohibidos, acompañado ello por las periódicas quemas de libros, cuando no, quema de los propios autores (como el caso de Miguel Servet que, buscado por la Inquisición en España y en Francia, fue a caer en las garras de Calvino que -junto con sus libros- lo llevó a la hoguera en Ginebra, con leña verde, además, como se sabe, para que ardiera más lentamente).
Es muy importante ser conscientes del enorme cambio que se ha producido en nuestras sociedades, de modo que de una Europa cruel y despiadada, intolerante, se ha pasado a vivir, como vivimos desde hace unos años, en un “espacio de justicia y libertad”. La “cultura de los derechos humanos” es uno de los grandes dones de la actual Europa, que por eso hay que cuidar con toda atención. De vez en cuando, desde el poder, a través de muchos procedimientos, se intenta cercenar la libre crítica. Por eso hay que estar siempre vigilantes. A veces, son los monopolios y las concentraciones de los medios de comunicación quienes pueden representar un peligro para la libertad de expresión. Diré también que una amenaza grave para la libertad de expresión son los propios informadores que abusan de dicha libertad. Y es que “no vale todo”. Hay muchos periodistas muy profesionales, cultos, que se preparan y contrastan sus informaciones pero también los hay que no reconocen límite alguno y creen que todo cabe. Es muy sabia la fórmula del Convenio Europeo de Derechos Humanos cuando advierte que el ejercicio de la libertad de expresión “entraña deberes y responsabilidades”.

2. Por el contrario, ¿opina que en algunos casos se abusa de esta libertad o se ejerce de forma indebida?

Como acabo de decir, hay muchos periodistas responsables, pero no faltan los impresentables. Parece insólito, y sorprende, pero periódicamente están llegando casos ante los Tribunales y éstos, con todo acierto, en la mayor parte de los casos, condenan a ese puñado de desaprensivos que creen que por tener un micrófono, una pantalla o una columna, se puede insultar sin miramientos o atentar a la honra o al buen nombre de las personas.

Ver la entrevista completa.


ENTREVISTA A FRANCISCO RODRÍGUEZ ADRADOS

1.- Acaba de dirigir un ciclo de conferencias sobre Política, Sociedad y Literatura en la Grecia antigua, organizado por el Colegio Libre de Eméritos. En alguna ocasión usted ha afirmado que no hay nada nuevo después de Grecia. ¿Qué le lleva a hacer esa afirmación?

No digo que no haya nada nuevo, sino que en Grecia se encuentra por primera un modo de pensar individualista y libre, así como instituciones ligadas con él, que es probablemente la base principal de toda la cultura occidental. Y que se está extendiendo a todo el globo, con todos los avances, y problemas también, que lleva consigo.

2.- En no pocas ocasiones se ha dicho que existe una reacción general contra las culturas antiguas y una posición antihistórica. ¿Cree que la sociedad actual vive tan inmersa en el momento presente como se dice?

Por lo menos la mentalidad de las personas y gobiernos que se titulan a sí mismo progresistas, desvían cada vez más la mirada del pasado, lo desconocen o bien piensan que es cosa muerta. E insisten todos los días sobre el presente y el futuro, que consideran como algo absolutamente nuevo, como algo que ofrece un cambio y una solución casi automática a nuestros problemas. Esto se ve, por ejemplo, al casi abandono en la enseñanza de la Historia, en la organización de los nuevos museos, en simplificaciones y tergiversaciones diversas.

Ver la entrevista aquí.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10