Entrevista a Olegario González de Cardedal

1. Acaba de publicar, con el patrocinio del Colegio Libre de Eméritos (del que es miembro desde 2001), su último libro, El quehacer de la teología (Ediciones Sígueme), ¿se siente satisfecho con el resultado?
– Me siento, ante todo, agradecido a Dios, que me ha dado poder escribirlo; contento por haber podido dar razón de vida tras 40 años de docencia universitaria; insatisfecho, sin embargo, porque soy bien consciente de los límites de la obra realizada.
2 ¿Cuál es el quehacer de la teología, como reza el título, en una sociedad del S. XXI como la nuestra? ¿Cuál es, a su juicio, la función más práctica que ésta ejerce en la actualidad?
En esta sociedad la teología tiene por delante la misma tarea y el mismo cometido por cumplir que en las anteriores: responder a la pregunta implícita por Dios, que es todo hombre y proponer a éste la palabra que Dios le ha dirigido en la historia. Eso que parece tan teórico es lo más práctico y urgente, porque la pregunta por el sentido, la verdad, el futuro y la salvación son raíces inextirpables del solar del hombre.
3 ¿Qué quiere transmitir con esta nueva publicación?
-Conocimiento de lo que ese área del saber implica; fundamentación teórica de su sentido e invitación a adentrarse en su estudio.
En un principio había pensado en otros títulos para este libro, como “Invitación a la teología” o “Elogio de la teología”. Sin embargo, me decidí por El quehacer de la teología. La palabra quehacer tiene, en alemán, dos términos: aufgabe (don recibido) y auftrag (misión encargada)
4. ¿Cuál es el punto de partida?
-Es triple: la situación espiritual contemporánea; el lugar que la teología ocupa en la Iglesia; la memoria de lo que ella ha significado para el pensamiento, la cultura y las instituciones en la historia de Occidente.
5. En un capitulo del libro aborda estas dos cuestiones: ¿Es posible la
teología sin fe? ¿Y sin Iglesia? ¿Puede darnos alguna pista sobre su respuesta
?
-Cada ciencia tiene su método, su orden de conocimiento, su lenguaje, su lógica propia; también la teología. La fe es una luz propia que ilumina la razón humana para descubrir un universo de realidad, que sin ella le es inaccesible, como la música solo es accesible a quien oye, el color a quien ve, las arrugas a quien tiene el sentido del tacto. La fe la otorga Dios para percibir realidades divinas. El párrafo de Hegel que figura como exordio lo esclarece: un ciego puede saber muchas cosas sobre el marco de un cuadro, el pintor, la época en que surge, pero no puede ver la luz, la belleza, el esplendor de la obra de arte. Eso ocurre con el universo de realidades a las que la fe es la abertura, operando así una extensión o ensanchamiento de la razón. El sentido de la vista no es contrapuesto al del oído: el uno y el otro le crean al sujeto aberturas diferenciadas a la realidad, que no se contraponen sino que se suman en el único hombre.

Ver la entrevista completa aquí.


Mito e Historia
José ÁLVAREZ JUNCO

El mito y la historia se hallan muy entrelazados, pese a ser tan distintos. El mito no es sino un relato legendario sobre los tiempos primigenios, sin ninguna fundamentación empírica; sus funciones son crear identidad colectiva, dar legitimidad a las instituciones y expresar los valores que se consideran constitutivos de la comunidad. La historia, en cambio, es un relato sobre el pasado, basado en un número convincente de pruebas y estructurado de forma lógica para explicar las causas y consecuencias de lo ocurrido.
Pero el mito fue el antecesor de la historia, pues los primeros relatos sobre el pasado mezclaban hechos documentados y tradiciones legendarias, y la historia, además, cumple funciones propias del mito, como la creación de identidad y la legitimación de las instituciones. De ahí que se fundan en tantas ocasiones.
La serie de conferencias versará sobre estas cuestiones, basándonos siempre en ejemplos relacionados con la historia y la mitología sobre España y las demás identidades políticas de la Península Ibérica: desde Túbal, don Pelayo y el apóstol Santiago hasta Guifrè el Pilòs, el milagro de Ourique o la batalla de Arrigorriaga.

Las conferencias se celebrarán en el Salón de Actos de Técnicas Reunidas (Calle Arapiles, 14) a las 19.30 horas.

Descargar programa aquí.


La regeneración de la Democracia española
Gaspar ARIÑO

En el ambiente viciado del panorama político que estamos viviendo, este ciclo de conferencias tratará de dar las claves para recuperar valores y creencias en el sistema. La primera conferencia se centrará en cómo afrontar la reforma del sistema, el sistema electoral, la financiación de los partidos y la lucha contra la corrupción. Trataremos, también, los binomios: Democracia y Estado de Derecho. Legitimidad democrática frente a legalidad constitucional. ¿Es el sistema institucional la única garantía de buen gobierno? Hablaremos sobre la sociedad civil y su dependencia del Estado, sobre el mundo empresarial y el mundo político, un nuevo caciquismo gubernamental, la tutela política de los negocios en España, los entes reguladores “dependientes” y los “mercados trufados”. En la última conferencia propondremos cómo reconstruir el Estado, recuperar la división de poderes, reformar el Parlamento, la Justicia y la Administración Pública. Valoraremos la transparencia y la participación consiguiendo la confianza y respetabilidad del Estado.

Este curso se celebró en el Salón de Actos de Técnicas Reunidas (calle Arapiles, 14).

Descarga el programa aquí.

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10